estacas

Exterminar vampiros: una forma de vida

Por Oliver Sauttier (Fundador y Director de la SACVMAP).

Mucho se ha hablado de los míticos cazadores de vampiros.  Incluso se han escrito guías para exterminadores con el objeto de facilitar toda la información necesaria para aniquilar a estas criaturas.  En todos los años de investigación, la lista de asociaciones que luchan en esta causa ha crecido y ha permanecido en la clandestinidad, para no levantar sospechas ni tampoco ser blanco de algún ataque. 2031796-5941-rec

Las organizaciones más antiguas son las de París, Rumanía, Italia e Inglaterra.  Le siguen en importancia la Asociación de Estudios Vampíricos de Nueva Orleans (USA) o la Real Academia de Cazadores de Vampiros de Australia, por citar algunos.  Estas organizaciones nacen bajo el amparo de las leyes de su país de origen, pero existe una Casa Madre, Το σώμα του φωτός, La Casa de la Luz, fundada en el 446 A.C. por Yorgos Karagounis, y que está ubicada en Atenas, Grecia.  Allí se dictan las normas a seguir y se concede la licencia de apertura a las asociaciones que son consideradas serias y honestas en su trabajo.  Athan Karagounis, descendiente directo del fundador, es quien lleva las riendas en la actualidad de la fundación.

Al revisar la fecha de origen de La Casa de la Luz, podemos darnos cuenta con claridad que el interés por los vampiros y su estudio data de la época en que Platón todavía estaba vivo.  Aunque existen vestigios de que nuestros primeros ancestros tenían conocimiento de estos monstruos chupadores de sangre ya hacia el 2000 A.C. aproximadamente, en la antigua Persia, hoy conocida como Irán.  También los babilonios y asirios ya habían escrito sobre estos seres, y en el Antiguo Egipto se hallaron en la tumba de Ramsés II (soberano egipcio entre 1290 y 1224 A.C.) algunos extraños jeroglíficos que indicaban la presencia de vampiros dentro de la Casta Sacerdotal.  Gracias a estos indicios comenzaron a fraguarse los primeros grupos que se dedicaron a estudiarlos para poder combatirlos.

Después de muchos años de investigación para aprender a identificar y a localizar a esta plaga nocturna es cuando un cazador de vampiros está preparado para exterminarlos.  Porque no deben pensar, amigos lectores, que es fácil aniquilarlos.  Se requiere gran destreza, valor, alto dominio de técnicas y de herramientas necesarias para tal fin.

643491-vampire_hunter_d_04_superEs por esto que yo, Oliver Sauttier, fundé la SACVAMP, Sociedad Anónima de Cazadores de Vampiros, para facilitar la enseñanza en el arte del exterminio de vampiros en Champ de Blé.  Aunque la ciudad es pequeña y forma parte de una de las muchas municipalidades de Francia, consideré que París no debía tener una exclusiva así como tampoco Lyon, por citar algunas.

Nuestros iniciados siempre preguntan las cuestiones más básicas y arquetípicas acerca del equipamiento.  ¿El ajo sirve para ahuyentar vampiros?  ¿El agua bendita funciona igual que en las películas?  ¿La estaca es el arma más eficaz?  ¿El crucifijo puede protegernos?  Y un largo etcétera.  Ciertamente, muchas de las leyendas de estos objetos son aplicables, pero otras nacieron gracias a la literatura y al cine.  Un vampiro es inmortal hasta que se le clava un objeto punzante en el pecho, se le decapita o se le prende fuego.  La luz del día es nuestra mejor aliada para chamuscarlos, ya que sus cuerpos se encienden como una tea hasta consumirse, quedando reducidos al polvo.

No voy a desvelar aquí la clase de armas que utilizamos para combatirlos, pero sí aclarar algunas cosas.  La tecnología ha sido de gran ayuda en la creación del armamento adecuado.  Nosotros mismos diseñamos nuestras armas y nuestros uniformes de campaña.  Así que si están interesados en adquirir alguno de nuestros equipamientos, no duden en contactar con la organización.  El combate armado es nuestra mejor baza.  Los vampiros no son seres celestiales ni hermosos.  Son embaucadores, seductores y asesinos: aberraciones del infierno.  Sus poderes de sugestión son inmensos y harán cualquier cosa por tomar la sangre de un humano.  Todavía no conozco a ningún vampiro que posea alguna humanidad y que quiera ayudarnos.  Somos juguetes en sus manos y hay que estar prevenidos.  Yo mismo caí víctima del encanto de uno que me ofreció ayuda para «cazar vampiros» y terminó siendo uno de ellos: Christian.  Apelo al sentido común de la ciudadanía para mantenerse firme en la lucha contra estas criaturas.  Toda precaución es poca.

Todo cazador de vampiro que se precie debe buscar signos clásicos de actividad vampírica o indicios que delaten su presencia.  Con el pasar del tiempo, los vampiros han ido evolucionando en algunas de sus costumbres; digamos que se han «modernizado».  Pero hay ciertos aspectos que continúan intactos.  Aunque gustan de llevar una vida solitaria terminan agrupándose en nidos o clanes; necesitan sentirse miembros de una comunidad y protegerse entre sí.  Cada clan se rige por normas estrictas y solo cambian de líder cuando otro vampiro le reta a muerte. guinevere_by_jjlovely-d61jdoq

Dentro de un clan cada miembro ejerce una función determinada.  De esta manera, aquellos que se ocupan de «cazar» se ocupan exclusivamente de ello, mientras que los guardianes mantienen el orden y vigilan el interior y el exterior de sus madrigueras.  Estas funciones varían según las normas del cada clan.

Los lugares escogidos por estos seres no son fétidos ni lúgubres, pero sí misteriosos y de difícil acceso.  A los vampiros modernos les encanta el lujo y tienen un gusto un tanto bizarro.  Así pues, olvidaos de cementerios y mausoleos familiares.  A ellos les atrae todo lo bello, cómodo y que sea placentero.  Todo aquello que creías conocer, amigo lector, ha cambiado.

Este artículo solo pretender abriros los ojos y brindar asistencia a todo aquel que lo necesite.  Nuestra labor es dar información.  Por mi parte, estoy dispuesto a ofrecer mis experiencias vividas conjuntamente con una serie de datos provenientes de diversas fuentes, todas fiables por supuesto, que se han recopilado a lo largo de los años.  Os dejo, hasta una próxima entrega amigos caza-vampiros.

Anuncios

Supersticiones aceptadas: una lógica interna coherente dentro de la historia.

No hay ninguna duda de que la figura del vampiro ha causado y causa una fascinación irresistible.  Son muchas las sensaciones, desde aversión hasta atracción.  No podemos olvidar que el vampiro ha cambiado con el paso del tiempo; aquel ser aterrador que salía de su tumba para atormentar a los vivos ya no es tal, puesto que ahora duerme en una cómoda cama con sábanas de seda en un magnífico loft en Nueva York o en cualquier otra metrópolis que ofrezca un amplio menú. jean_claude_by_katebu-d38rhm9

         Pero en estos tiempos que corren hay una cierta nostalgia por el terror nocturno que infundía.  Drácula, el referente literario por excelencia, descrito por Bram Stocker, nunca podrá ser reemplazado, ni tampoco Lord Ruthven, de William Polidori, o Varney el Vampiro, de James Malcolm Rymer.  A aquellos vampiros que tenían el toque aristocrático y misterioso, no sólo por su comportamiento, se les añadía el aspecto perverso, cruel y sinvergüenza.  También todo lo que les rodeaba era inherente a ellos.  El castillo, morada de un señor del mal, era el lugar perfecto para que aquellos vampiros causaran un terror feudal que se extendía a todo un territorio que dominaban, así como los bosques y pantanos de difícil acceso.  Esto, querido lector, lo hallarás en las páginas de Animales Nocturnos.

         Las leyendas y el folclore están llenos de detalles ricos y supersticiosos que aún hoy día continúan asustando a pequeñas poblaciones de los Balcanes.  Y muestran, cómo no, las tradiciones y la cultura de sus habitantes.  Estas leyendas no deben desestimarse ni ser objeto de burla por el simple hecho de haber “pasado de moda”.  Al contrario, la moda del vampiro edulcorado, cuya imagen es la de un guaperas romanticón, es pasajera y en nada se parece a la original, que siempre será la base de todas las historias.

        Dracula ZX_1024 El verdadero romanticismo del vampiro está ligado a la belleza destructora, a la exaltación de la muerte y de lo horrendo, al vacío de la “no existencia”.  Busca siempre el lado oscuro de las cosas o pervierte la luz y la extingue.  El dolor y la crueldad forman parte de lo voluptuoso y pasional;  no se concibe al ser sin el sufrimiento extremo.  Los hombres fatales tienen orígenes misteriosos, provienen de la alta alcurnia, poseen rostros pálidos con la culpa reflejada en ellos y ojos melancólicos e inolvidables.  Las mujeres son infelices, perseguidas en su inocencia, seducidas por un libertino, hasta que la sexualidad y la sensualidad aplacan cualquier moralidad; aunque también, las mujeres son fatales y representan a Lilith en todo su esplendor sensual.

         Muchos de estos aspectos, un tanto arquetípicos, se muestran en Animales Nocturnos, moldeados en un acto que pretende ser un claro homenaje a estos antihéroes románticos desesperados.

         Dentro de la historia hay una lógica coherente en cuanto a las supersticiones aceptadas.  El vampiro ha perdurado en el tiempo gracias a la compilación de datos y de información sobre sus orígenes, sus costumbres, su hábitat, sus habilidades, sus fortalezas o debilidades.  Continúa siendo un “no muerto”, una criatura cuya existencia se encuentra en el límite de la vida y de la muerte, vagando sin descanso, atormentado por la sed y el ansia por tener un corazón cálido y palpitante.  600x851_7858_Vampire_byul_2d_fantasy_vampire_girl_woman_portrait_picture_image_digital_art

Todo aquel que se haya documentado sobre los vampiros sabe que la luz del sol es dañina y que es una criatura monstruosa.  Aunque algunos vampiros de antaño podían salir tanto de día como de noche, y solo más tarde se les adjudicó la costumbre de salir a la puesta de sol.  Drácula, Carmilla o Lord Ruthven podían salir durante el día, pero preferían la noche; en el caso de Drácula este perdía sus poderes sobrenaturales, pero el sol no le afectaba demasiado.  Muchas de sus características antiguas se amoldaron al sentido literario romántico y continuaron su camino hacia la modernidad.  De estas características se alimenta Animales Nocturnos, navegando entre la nueva encarnación del vampiro romántico y el monstruo.

         El tema de la sexualidad tiene vital importancia.  No hay que olvidar que el mordisco, sádico y sensual, está íntimamente ligado a este respecto, sobre todo en la literatura.  En el caso de la historia que nos concierne, se explota, en lo que se podría llamar, un alto sentido del erotismo, donde se sugiere para causar intriga.  Siempre gusta más lo sugerido que lo mostrado abiertamente, porque lo mostrado ya no tiene ningún componente de misterio.

        vampire_and_lady_by_apetruk-d62xej3 Otro de los componentes vampíricos está relacionado con el féretro y con la tierra donde descansa; la tierra de los antepasados que ofrece la fuerza y la seguridad.  Las cavernas y lugares prohibidos también entran aquí.  Así pues, los vampiros allí descritos deambulan en estos escenarios y les confieren un nuevo encanto.  Estacas, agua bendita, armas para cazar vampiros, poderes sobrenaturales, mirada hipnótica, capacidad de convertirse en algún animal, magia, atractivo… ¿Continúan en el imaginario o han desaparecido?

         No quiero desvelar más de lo que deba, pues la idea es que descubran por ustedes mismos cuánto hay del vampiro tradicional y moderno y cuánto hay de las leyendas que forjaron a este personaje.  Como podrán intuir, es una invitación directa para que lean Animales Nocturnos y saquen sus propias conclusiones.  Es una invitación a descubrir si estas supersticiones que rodean a la figura del vampiro continúan vigentes o han perdido su poder, si son verosímiles dentro del universo fantástico de la historia.

Texto: Valeria Marcon.